historia
menubar

  Historia

UNIVERSIDAD DEL SALVADOR: HISTORIA DE CIENCIA Y FE
 
 
La historia de la fundación de la Universidad se remonta a la creación del Instituto Superior de Filosofía del Salvador el 8 de junio de 1944, ante la demanda de muchos profesionales que veían incompleta su formación humana y aun científica, y deseaban tener, sobre todo, una visión científica, crítica y cristiana de su responsabilidad como católicos en la sociedad. A su pedido, los profesores del Colegio Máximo de San Miguel organizaron una serie de cursos en orden a dictar la Licenciatura, con un programa intenso que comprendía las disciplinas de la Filosofía, con exigencia de asistencia y tesis. Así, el Instituto abarcó las Licenciaturas de Filosofía y Teología.
A fin de acentuar su carácter universitario, el Instituto toma el nombre de Facultad de Filosofía del Salvador, el 30 de abril de 1954; entre los años 1955 y 1957 se forman los Institutos de Filosofía, de Psicología y de Ciencias Políticas, a los que se agregaron, ya como Facultades, Historia y Letras, Ciencias Jurídicas y Medicina.
De esta manera, el 2 de mayo de 1956 se labró el Acta de Fundación y se nombró Vicedirector de las Facultades Universitarias del Salvador al R.P. Dr. Ismael Quiles, S.J.
 
A ello, siguió el reconocimiento, por parte del Estado, de las universidades privadas, en 1958, y el reconocimiento oficial de la Universidad del Salvador, el 8 de mayo del mismo año, durante la gestión del P. José A. Sojo. Este fue sucedido en la organización de la misma (y también como rector del Colegio del Salvador) por el P. Eduardo Troncoso S.J. El 15 de mayo de ese año se reunió, por primera vez, el Consejo Superior. La nómina de consejeros estaba formada por los decanos y un delegado de cada instituto, a saber: los decanos R.P. Quiles, R.P. Rodríguez Leonardi S.J., R.P. Gómez Ferreyra S.J. y el Dr. Benvenuto; los delegados Pbro. Biturro, Dr. Zuretti, Dr. Alcorta, Dr. Vasena y Dr. Berenguer Carisomo.
En la decimotercera reunión del Consejo Superior, el 19 de septiembre de 1958, se estudió y se expuso la finalidad esencial y específica de la Universidad del Salvador:
“a) La formación integral, humanista, científica, artística, con las especialidades técnicas de ellas derivadas;
 b) La presente finalidad implica:
1)la investigación científica;
2)la docencia superior;
3)la formación de investigadores, docentes y profesionales”.
En la primera sesión del año 1959 se hizo público que, con fecha 8 de febrero de ese año, el General de la Compañía de Jesús, P. Juan Bautista Janssens S.J., había nombrado al P. Ernesto Dann Obregón S.J. Rector Académico de la Universidad.
Por decreto del 24 de septiembre de 1959, el Poder Ejecutivo concedió la personería jurídica a la Asociación Institutos Universitarios del Salvador, constituida el 9 de marzo de ese mismo año. El 8 de diciembre, el presidente de la República, Dr. Arturo Frondizi, aprobó los estatutos, planes y programas de estudio, y la autorizó para funcionar dentro del régimen de la Ley 14.557 y para expedir títulos y diplomas académicos.
En abril de 1960, el P. Dann Obregón S.J. declara abiertos, por primera vez, los cursos de la Universidad del Salvador, con todos sus derechos para diplomar oficialmente a sus alumnos. Estos primeros cursos se iniciaron con la concurrencia de 982 alumnos en total: 77 en Filosofía; 262 en Ciencias Jurídicas, Políticas y Sociales, con la Escuela de Notariado; 132 en Medicina; 302 en Historia y Letras (en los Departamentos de Historia, Geografía, Literatura y Lenguas Modernas); 58 en Psicología; 63 en Ciencia Política , y 90 en Psicopedagogía.
 
En el transcurso del año 1974 la Universidad vive el proceso que va a culminar en el desligue, momento en el que la Compañía de Jesús confía su conducción a los laicos de la Asociación Civil. Cuando el R.P. Jorge Bergoglio S.J., entonces Provincial de la Argentina, anuncia la necesidad del desligue, explicita la voluntad de misión y de servicio que lo inspira: “...la Iglesia va especificando las tareas sacerdotales ante las necesidades concretas del pueblo de Dios (...), y porque la Compañía cree en la Iglesia, cree en los laicos, cree que debe retirarse a tiempo para el crecimiento del Reino de Dios (...) que nos indica otro camino para el servicio; dejando esta obra en manos de quienes ya pueden llevarla satisfactoriamente” (26 de junio de 1974).
En ese momento del desligue, cuando la Universidad, a través del Consejo de Laicos, manifiesta la intensa necesidad de preservar su identidad, el R.P. Jorge Bergoglio S.J. presenta el Documento Historia y Cambio, en el que quedan delineados los puntos en los que la Nueva Universidad del Salvador deberá apoyarse para ser fiel a sí misma, para rescatar su “continuidad en el espíritu jesuítico: lucha contra el ateísmo, avance mediante el retorno a las fuentes, universalismo a través de las diferencias”. Estos tres principios rectores orientarán la espiritualidad y la misión de la Universidad del Salvador hasta el presente.
 
En 1985 fue designado rector de USAL el Dr. Juan Alejandro Tobias. A lo largo de sus casi treinta y tres años en el cargo, fueron surgiendo facultades, escuelas, e institutos de investigación, que hoy albergan a casi treinta mil alumnos en setenta carreras de grado, y a más de dos mil alumnos en sus ochenta y dos carreras de posgrado. Asimismo, la intensa labor docente se integra con una creciente labor de investigación desarrollada en catorce institutos, treinta y nueve laboratorios y otras áreas en donde trabajan más de cuatrocientos investigadores de la universidad. En tanto universidad argentina, la USAL cumple el compromiso de acercar lo más posible su oferta educativa a todo el país. Por ello, no sólo se desarrolla en la Ciudad de Buenos Aires, sino también en su Campus “Nuestra Señora del Pilar” en la Provincia de Buenos Aires; y se abre al interior del país, con su Campus de Gobernador Virasoro, en Corrientes, en las tierras que trabajaron sus mayores, continuando la acción educativa iniciada por la Compañía de Jesús.
 
En el plano internacional, la USAL continúa proyectándose, mediante la celebración de nuevos convenios que permitan acercar a nuestros alumnos de grado y de posgrado la formación más avanzada que ofrecen algunos de los más destacados centros de excelencia de educación superior. Así, hoy, a las ochenta carreras de grado, sumamos más de noventa de posgrado. Actualmente, la Universidad del Salvador está enseñando en los Estados Unidos de América, en Francia, España, Italia y en Alemania, otorgando nuestros títulos de grado y de posgrado, en programas con universidades asociadas.
 
La USAL ha crecido hasta hoy en la Ciudad de Buenos Aires y en su moderno Campus de Pilar, donde además de cinco mil cien alumnos que cursan treinta y tres carreras de grado, se incorporó el nuevo Hospital Veterinario, un moderno establecimiento destinado a la formación de sus propios estudiantes, pero abierto a toda la comunidad. También en 2016, en un terreno del Distrito Tecnológico en proyecto con el Gobierno de la Ciudad, se empezó a construir el nuevo edificio inteligente de la Facultad de Ingeniería, para la formación de estudiantes y profesionales en carreras técnicas, otra demanda de la sociedad y una nueva contribución de la USAL al desarrollo del país.
Finalmente, no podemos dejar de mencionar, que de nuestras aulas, del Colegio Máximo de San José, de las Carreras de Filosofía y Teología, surgió el actual Papa Francisco, el entonces insigne estudiante Jorge Mario Bergoglio S.J., que hoy es para nosotros motivo de peculiar orgullo. De la propia universidad, nada habla más ni mejor, que sus propios graduados.