Planificación forrajera

PLANIFICACIÓN FORRAJERA
Ing. Agr. Carlos E. Lanari Vila
Posadas, Junio de 2002.

 Una buena forma de entender la planificación es mencionar que esta significa el proyectar un futuro deseado y proveer los medios para obtenerlo, donde el Plan de producción no es sino el medio para conseguirlo al visualizar la forma en que los recursos escasos con que cuenta la empresa se combinan de la mejor manera, es decir, tratando de optimizar esa combinación de recursos escasos de que hablamos antes, en función de objetivos y metas previamente establecidas.

 La elaboración del plan requerirá sin dudas de la decisión de llevarlo adelante, pero la calidad del mismo y, por lo tanto su utilidad, serán función de la cantidad y calidad de la información de que se disponga. En sistemas complejos y de largo plazo como es el ganadero, el conocimiento de las relaciones causa – efecto y de las interrelaciones que se establecen en todo sistema en funcionamiento, será de fundamental importancia a la hora de cuantificar la calidad del plan a poner en marcha.

 Dado que la planificación es un proceso dirigido a la obtención de un estado futuro deseado que no es probable que ocurra a menos que se tomen las medidas conducentes y se haga algo al respecto, es que se hace tan importante el planificar, no solo para evitar acciones incorrectas, sino también para minimizar los riesgos y aprovechar las oportunidades que se presenten.

 Es de suma importancia que se tenga conciencia que la planificación como tal es un proceso continuo y que ningún plan es definitivo y estará siempre bajo la lupa de la revisión y, por lo tanto, en gran medida siempre será un plan provisorio.

 Planificación forrajera

 La Planificación forrajera es solamente un punto de la planificación global de la empresa y su objetivo es obtener la mejor relación posible entre la Producción de Forraje y los Requerimientos animales a lo largo del año. Dicho en otros términos: es obtener el equilibrio entre la Oferta (Forraje) y la Demanda (Animales).

 Los puntos que deberá contemplar la planificación serán:

  1. Formulación de Objetivos: ¿Para qué estoy planificando?, ¿a dónde quiero llegar?.
  2. Evaluación de Recursos:¿Con qué cuento para alcanzar los objetivos?.
  3. Elaboración del Plan de trabajo: ¿Qué debo hacer para solucionar la situación actual?.
  4. Evaluación de los Resultados: ¿Cómo está evolucionando el plan propuesto?

Formulación de Objetivos:La importancia de su formulación así como de elaboración y de su explicitación escrita, especificando metas productivas, es redundante y nace de los conceptos vertidos más arriba. Es imprescindible tener claro a dónde quiero llegar para poder tomar el camino adecuado.

Evaluación de los Recursos:Para que el proceso de transformación del forraje en producto animal sea eficiente debemos conocer todos los recursos con que cuenta la empresa para realizar una transformación eficiente. Estos incluyen:

Recurso Clima: El disponer y utilizar datos de temperaturas, lluvias,  período libre de heladas, etc. permitirá obtener información necesaria para determinar fechas posibles de siembra de pasturas, verdeos u otros recursos, así como de las especies a sembrar, etc.

 Recurso Suelo: Mediante la correcta utilización de material de fotografía aérea o satelital, mapas de suelos, cartas del IGM, etc.,  nos permite cuantificar los distintos suelos y la potencialidad productiva de los mismos, tanto para establecer posibles rotaciones agrícolas como también determinar especies que mejor se adapten a las diferentes calidades de suelo presentes.

 Recurso Vegetación: La cuantificación de la oferta forrajera durante el período de presupuestación y sus variaciones estacionales, son el punto de partida del plan forrajero. Hay que recordar que en las condiciones de producción ganadera del subtrópico, el campo natural es el principal recurso disponible pero su variabilidad en cuanto a tipo y calidad de las especies forrajeras que lo componen hace imprescindible un conocimiento lo más ajustado posible de su oferta de raciones. No es igual el disponer de un campo natural tipo “Espartillar” que un “Malezal”, tanto por su situación topográfica como por su capacidad productiva, sin embargo en ambos casos estamos hablando genéricamente de “Campo Natural”. Esto que a primera vista parecería una obviedad, no lo es a la hora de hacer una definición cabal del tipo de campo natural presente y de su cuantificación.

 Recurso Hacienda:La cuantificación de la demanda forrajera, implica el definir no solo la cantidad de hacienda presente sino también el tipo de producción al que se dedica la empresa. El camino o recursos forrajeros necesarios no serán iguales ante diferentes planteos ganaderos ya sean de Cría, Cría y Recría, Invernada o Tambo y dentro de cada una de estos dependerán de los niveles u objetivos productivos de cada sistema de producción en marcha.

Plan de Trabajo y Balance Forrajero

 El Plan de producción forrajero de la empresa agropecuaria debe terminar de responder a varias preguntas fundamentales para que esté en concordancia con los objetivos y metas propuestos:

 Qué voy a hacer:

  • Tipos de “Campo natural” disponibles.

  • Rotación agrícola según calidad de suelos.

  • Pasturas: ¿cuáles?.

  • Verdeos: ¿invernales o estivales?

  • Suplementos: ¿concentrados, grano,  heno o silaje ?.

  • Actividades ganaderas (Cría, invernada, tambo, etc).

 Cuánto voy a hacer:

  • Superficies de “campo natural”.

  • Superficie de Pasturas o Verdeos.

  • Raciones o Kg de suplementos.

  • Cabezas de cada actividad ganadera.

 Cómo voy a hacerlo:

  • Manejo previsto del “Campo natural” (¿diferido, fertilizado, etc.?).

  • Manejo de pasturas a sembrar y sistema de utilización de las mismas.

  • Intensidad de la actividad ganadera (GDPV prevista).

 Si bien no es la finalidad de este capítulo, es importante resaltar un tema que lleva implícito la toma de decisiones productivas a nivel de la empresa, que no debe ser soslayado y que se puede resumir como:

Toda decisión técnica tiene consecuencias económicas y financieras.

 El fin último de la planificación forrajera es la elaboración del llamado balance forrajero que constituye ni más ni menos, que la cuantificación de las Ofertas y Demandas mensuales o estacionales según los objetivos buscados, posibilitando la obtención de los saldos que nos ayudarán a determinar los momentos de excesos o déficits que nos permitirán tomar las decisiones productivas para enfrentar y solucionar el problema. 

  1. Oferta forrajera: Ya hablamos acerca de la importancia de la cuantificación de la oferta de forraje a lo largo del período de planificación. Para ello pueden utilizarse distintas metodologías cuyo fin común es el de determinar la Oferta de Raciones o la Disponibilidad forrajera que se ajustará al recurso forrajero de que se trate, al sistema de pastoreo y a las características ambientales presentes. Lo importante es que, cualquiera sea la metodología utilizada, esta debe mantener correlación con el sistema de determinación de la demanda ganadera que utilicemos. Es decir que:

DISPONIBILIDAD

REQUERIMIENTOS

Kg MS disponibles/ha

Kg MS consumidas/cab. (2,5-3% PV)

Raciones (Rac/ha)

Equivalente Vaca (EV/cab)

 

Por otra parte también deben concordar las cantidades para los períodos considerados, es decir que: si nos referimos a la oferta en Rac/ha/día los requerimientos deberán ser determinados en EV/cab/día a fin de poder realizar los cálculos con unidades similares. Esto es importante porque la disponibilidad de datos de raciones de recursos forrajeros de diferentes orígenes (INTA, CREAs, propios) se encuentran, muchas veces, expresados en diferentes unidades de tiempo según su forma de determinación. Como ejemplo podemos decir que se podría usar: 1 Rac/ha/día que equivale a 30 Rac/ha/mes o 90 Rac/ha/estación.

 

Dada la utilidad y practicidad del método, se desarrollarán los balances forrajeros teniendo en cuenta el concepto de Ración para la oferta forrajera y de Equivalente Vaca (EV) para la demanda, ya que se dispone de tablas para este último (Coccimano, Lange y Menvielle)  y de determinaciones de raciones para diferentes recursos zonales (CREA Virasoro). Esto implica conocer de qué se trata cada término:

 

  • Ración (Rac): Es la cantidad de alimento necesaria par cubrir los requerimientos de un Equivalente Vaca.

  • Equivalente Vaca (EV): Representa el promedio anual de los requerimientos de una vaca de 400 kg de peso que gesta y cría un ternero hasta el destete a los 6 meses de edad con 160 kg de peso, incluido el forraje consumido por el ternero; a su vez equivale a los requerimientos de un Novillo de 410 kg de peso que aumenta 500 gr/día. En términos de EM/día, 1 EV representa 18,54 Mcal EM/día (AACREA – Equivalencias ganaderas para vacunos de carne y ovinos). Es interesante observar que hay diferencias de criterio en cuanto al uso de este último valor ya que, según Danelon J.L., se debería efectuar una corrección del valor de EV en base a definir la calidad de la pastura en términos de una DIVMO del 55 %, por lo que 1 EV representaría 22,07 Mcal EM/día. A mi juicio, este último criterio define más exactamente la situación real a nivel de producción de carne en las situaciones subtropicales observadas.

 A los fines de cuantificar y observar la evolución anual de la oferta forrajera de varias especies, así como las posibilidades de complementaridad entre especies, se adjunta el siguiente gráfico.

 GRÁFICO 1: Curvas de crecimiento de especies forrajeras en Virasoro – Corrientes.

Fuente: CREA Virasoro (1987/2000)  – Convenio AACREA/Bco. Galicia – Información no publicada.

 

 

Estas curvas de crecimiento expresadas en raciones, han sido determinadas siguiendo la metodología propuesta por Coccimano et al. por su simplicidad,  mediante cortes de pasturas además de pesadas de animales a lo largo de varios años, por lo que son representativas de los resultados esperados y permiten ser usadas con un razonable nivel de seguridad a la hora de confeccionar balances forrajeros para esta zona. De todas maneras no reemplazan la medición particular por parte de cada productor lo que le permitirá, con gran nivel de seguridad, el determinar su propia oferta forrajera para las diferentes condiciones climáticas y de manejo que pudieran eventualmente existir.

 

2- Demanda forrajera:Como se ha dejado entrever en los párrafos anteriores, para el cálculo de los requerimientos animales se debe conocer el tipo de planteo productivo para el cual estamos presupuestando, ya que serán las características propias de los animales las que definen las necesidades nutricionales que deberán ser cubiertas por los diferentes recursos forrajeros con que contemos.

 Como pueden coexistir en el modelo animales de diferentes características de los cuales deberemos conocer sus requerimientos, se hace necesario recurrir a una unidad de referencia en base a la cual se expresarán los requerimientos nutricionales de cada categoría. Ya se mencionó la correspondencia que debe haber entre cada unidad de referencia a usar (EV con Ración, etc).

 Los requerimientos mensuales del rodeo los obtenemos conociendo el número de animales de cada categoría y la evolución de sus requerimientos a lo largo del período a presupuestar, estos requerimientos quedarán expresados en unidades equivalentes o unidades demandadas por el sistema.

 Así en un rodeo de Cría será necesario conocer el estado fisiológico promedio del rodeo, teniendo consideración por los meses de servicio, parición y destete así como por el peso de los vientres y las pérdidas y ganancias de peso de los meses a considerar. Para animales en engorde (Vaquillonas de recría o Novillos) se deberá considerar el peso de los animales y la ganancia de peso presupuestada ya que los requerimientos energéticos variarán según estos parámetros (Peso + GDPV).

Debemos tener en cuenta que esto es simplemente una simulación de la realidad del planteo técnico para elaborar un modelo de cálculo, ya que existen en la realidad de los lotes situaciones que difieren con este modelo teórico y que tendrán mayores o menores GDPV por lo que constituirán los llamados lotes “cabeza”, “cuerpo” o “cola” , siendo estos conceptos los que se manejan en forma similar para los lotes de Vacas o Vaquillonas preñadas que concentrarán su parición en diferentes momentos. La consideración de estas situaciones particulares en la modelización, significarán una mejora sustantiva en la simulación y, por lo tanto, en la validez de los cálculos realizados y en las decisiones y resultados a obtener; en definitiva: en la minimización del nivel de riesgos a asumir por parte del empresario agropecuario.

 Ejemplo de Programa y Balance Forrajero

 Para la realización de este ejemplo se modelizará una empresa agropecuaria de la zona N.E de Corrientes con un planteo de Cría y recría con entore de la Vaquillona los 2 años con 300 kg/cab con venta de terneros machos y refugo de hembras al destete. Por otro lado, y a los efectos del ejemplo, esta empresa posee un planteo ganadero – agrícola mediante el uso de Siembra Directa, con una rotación establecida y el uso de verdeos de invierno y pasturas subtropicales implantadas.

 Superficie total: 2000 has

  • Sup. Agrícola en rotación: 100 ha
  • Sup. Pasturas en producción:
  • Br. Brizanta: 100 ha

  • Bermuda CC1: 50 ha

  • Pasto Elefante: 50 ha

  • Campo Natural “Playado”: 1500 ha
  • Campo Natural “Bañado”: 200 ha

 En el anexo (Archivo Excel) se dispone de las planillas de Oferta de los distintos Recursos forrajeros para la zona y los cálculos realizados para determinar el Balance Forrajero como la Rotación agrícola propuesta, de la que surgen las superficies de los diferentes cultivos así como la del Verdeo de Invierno (Avena strigosa).

 Planteo de la Rotación

 Para el planteo de la rotación se debe tener en cuenta el recurso suelo disponible así como las restricciones técnicas y económico empresariales que puedan presentarse.

 Así, en el caso que se modeliza, se estableció que dadas las características de los suelos de la región (lomadas rojas cupuliformes) y las necesidades de un largo período de uso de pasturas para recuperar las condiciones físicas de estos suelos, solo se plantean no más de 3 años de cultivos agrícolas (con uso ganadero) y 7 años de pasturas. Es importante resaltar que este tipo de análisis puede realizarse simultáneamente para diferentes tipos de suelos y necesidades de rotación si ello se presentara, siempre teniendo en cuenta no solo las restricciones técnicas como las anteriormente indicadas sino también aquellas de índole económica que harían más conveniente la inclusión de un cultivo sobre otro. De esta manera, para nuestro ejemplo, la rotación teórica que surge junto a la secuencia de cultivos teóricamente ideal es la siguiente:

Año 1

Año 2

Año 3

Año 4

Año 5

Año 6

Año 7

Año 8

Año 9

Año 10

MzAv            SgAv            PiPasturaPasturaPasturaPasturaPasturaPasturaP. 
Degr.

Unidad de rotación (UR)

10%

Duración de rotación (años)

10

Sup. Agrícola (ha)

100

Sup. UR  (ha)

 

10

Superficie cultivos en la rotación

Maíz (Mz)

 

10

Sorgo granífero (Sg)

10

Avena strigosa (Av)

20

Pastura en implantación (Pi)

10

 De esta manera se podrá establecer fácilmente la Unidad de Rotación (UR) teórica de esta secuencia así como la Superficie correspondiente a esa UR y que surgen de los siguientes cálculos:

% UR  = 100 /Nº de UR  = 100 / 10 = 10%

Superficie de la UR = Sup. Roturable / Nº años rotación = 100 ha / 10 años = 10 ha/año

 Cálculo del Programa Forrajero

 Los programas tienen la finalidad de determinar la factibilidad de llevar adelante un plan y, por lo tanto, son complementarios de este. La información que aportan incidirá en el nivel en que se realizarán las actividades y aportarán o no restricciones al plan de producción.

 Para el cálculo de este programa se tomó en cuenta la información brindada de:

 Disponibilidad Forrajera: A través del cuadro con los aportes de cada recurso para la zona en cuestión (en Raciones/mes) y que se encuentra en el anexo. Por otro lado se dispone de las superficies de cada recurso forrajero que utiliza el establecimiento en particular, los cuales surgirán del análisis realizado a través de fotos aéreas, satelitales, etc.

 Requerimientos Ganaderos: Ya se habló acerca de la forma de cálculo de los mismos así como de la necesidad de realizar una evolución de la dinámica del rodeo ganadero de que se trate (Ver anexo para un rodeo de Cría).

 Balance Forrajero: El objetivo es comparar las disponibilidades forrajeras del planteo propuesto con los requerimientos ganaderos. Los saldos obtenidos presentarán excedentes o déficits que deberán ser solucionados de manera que el Programa forrajero satisfaga los requerimientos animales del plan así como las restricciones técnicas y empresariales que puedan haberse planteado a priori.

 Para el ejemplo de que se trata, el Balance forrajero será el siguiente:

 GRÁFICO 2:Balance forrajero para el ejemplo planteado y un rodeo de Cría de 675 VV.

Se puede observar que para este caso en particular el período de déficits forrajeros se extiende desde Junio a Septiembre/Octubre con un momento particularmente difícil durante los meses de Julio y Agosto. Recién durante los meses de Verano / Otoño hay marcados excesos que, eventualmente podrían ser utilizados como fuente de oferta de cantidad para suplir los déficits antes dichos. De todas maneras esto coincide particularmente con las condiciones que normalmente se producen en campos de la zona y para cargas del orden de las utilizadas para el ejemplo (0.51 cab/ha), lo que daría una idea de que la información generada por el modelo es compatible con la realidad y útil a los fines de la planificación.

 Por último, como una forma de mejorar la práctica en el uso de la herramienta de Planificación forrajera y su Balance, utilizando la misma oferta forrajera que en el ejemplo anterior de Cría modelicemos un Balance forrajero para un rodeo de Invernada con las siguientes características:

  • Cabezas entradas o compradas: 650
  • Peso entrada o compra:  130 kg/cab
  • Peso salida o venta:  420 kg/cab
  • Mortandad: 2%
  • Mes de entrada o compra:  Agosto

 Mediante el uso del programa adjunto y cambiando las GDPV para cada mes según los requerimientos y posibilidades forrajeras de cada momento, el gráfico del Balance forrajero sería el siguiente:

 GRÁFICO 3: Balance forrajero para el ejemplo planteado y un rodeo de Invernada de 650 cab. de compra

Se utilizaron esos datos ya que la entrada de animales en Agosto (ppios. Primavera) era la que mejor se adaptaba a la curva de producción de forrajes del sistema, pero se debe acotar que la dinámica de un rodeo de invernada con diferentes GDPV, Peso de entrada, Peso de venta, fecha de ingreso, etc., permiten obtener innumerables curvas de requerimientos del rodeo que pueden variar sustancialmente con la que aquí se presenta y, por supuesto, requerirán soluciones técnicas alternativas (por ej.: planteos de suplementación o de reservas).

 Es interesante agregar que el uso de la metodología de Programación lineal permite elaborar un Programa forrajero perfectamente balanceado entre la oferta y la demanda, relacionándolas con los costos e ingresos que tuvieran las actividades y recursos a utilizar es decir: elaborará un programa forrajero óptimo siempre y cuando los datos volcados a la matriz sean veraces.

BIBLIOGRAFÍA

 

Coccimano, M., Lange, A.,(1983) Equivalencias ganaderas para vacunos de carne y ovinos – AACREA.
CREA Virasoro(1986/1999) Medición de recursos forrajeros en establecimientos del Grupo – Información no publicada.
Deregibus V.A. (1981) Pastizales subtropicales húmedos – PLADELINO – AACREA, BNA.
Frank, R.G(2000) Planeamiento de la Empresa Agropecuaria mediante Programación Lineal – Cátedra de Administración Rural – UBA.
Lanari Vila, C.E(2002) Planificación forrajera para un rodeo de Cría e Invernada en zona subtropical – Programa de trabajo en Microsoft Excell – archivo en soporte magnético – USAL.
Lange, A., (1985) Carga Animal – Cuaderno de actualización – AACREA.
Movia, C. et al.(1985) Determinación de los recursos forrajeros del CREA Virasoro – Convenio AACREA / Bco. Galicia.
Olivero Vila, J.M. (1999) Curso de Planeamiento de la Empresa Agropecuaria – AACREA/USAL.
Ravaglia, F.,(1991) Determinación de raciones – Evaluación de recursos forrajeros – AACREA – 28 – 35.
Rossi, J.L (1994) Planificación Forrajera – Cátedra de Forrajes – CEABA – UBA.
Santinelli, J.M.(1981) Planeamiento Agropecuario 1 y 2 – Convenio AACREA, BNA, FBPB. 

Para consultas dirigirse a : Universidad del Salvador, Campus San Roque González de Santa Cruz- Gdor. Virasoro (Ctes.)
Tel./Fax: ( 03756)481851

carlos.lanarivila@mail.salvador.edu.ar

Delegación Provincia de Corrientes
Recuperación de Pasto Elefante por medios químicos

RECUPERACIÓN DE PASTO ELEFANTE POR MEDIOS QUÍMICOS
Trabajo de intensificación presentado por Alejandro Ballvé, adaptado por alumnos de la Cátedra de Extensión a cargo del Ing. Agr. Oscar Burtnik

Una experiencia interesante realizada por un alumno de la Sede Virasoro de la Universidad del Salvador en el Nordeste de Corrientes, brinda detalles de esta práctica para salvar pasturas degradadas.

El pasto elefante (Pennisetum purpureum) es una gramínea originaria de África, que por su valor forrajero ha sido introducida, utilizada y seleccionada en regiones ganaderas tropicales y subtropicales como la región del NEA.

Esta especie tiene altos requerimientos de fertilidad física y química del suelo, su máximo crecimiento productivo se produce durante los períodos estivales siendo favorecido por altas temperaturas y precipitaciones frecuentes.

Una degradación progresiva

Una de las principales causas de la disminución del rendimiento de esta pastura es el sobrepastoreo al inicio de la estación de crecimiento que va desde octubre hasta diciembre, lo que permite que prosperen gramíneas invasoras como Pasto Jesuita y Cola de zorro, enmalezando el lote. Por este motivo, en los años siguientes la planta va perdiendo vigor, no alcanzando a recuperar las reservas suficientes para brotar en forma explosiva en el inicio de la temporada de crecimiento, con lo que su competencia con las malezas se torna cada vez más crítica.

Ante este panorama la alternativa que existe es el desmalezado mecánico y/o químico, que permitirán el rejuvenecimiento de la pastura.

Como parte de las actividades académicas de la Carrera de Agronomía de la Universidad del Salvador se realizó un trabajo de intensificación (por el alumno Alejandro Ballve) mediante el cual se investigaron formas para solucionar este problema. Dicho trabajo se ejecutó en la estancia Villa Corina (Rudaco SA) ubicada en cercanías de Gdor. Virasoro (Ctes).

El lote elegido de Pasto Elefante cv Merkeron, de 12 años de antigüedad y con 4800 plantas por ha, no presentaba signos de brotación cuando se inició la experiencia tras haberlo sometido a una fuerte presión de pastoreo. El nivel de enmalezamiento era del 97 %, principalmente de Pasto Jesuita (Axonopus compressus).

Trabajando para recuperar la lozanía

El rejuvenecimiento de una forrajera consiste en la aplicación de un paquete tecnológico con el objetivo de incrementar el potencial de producción de forrajes degradados, ampliando de esta manera la vida útil de los mismos.

En el caso analizado se realizó una pulverización terrestre en cobertura total con glifosato al 48 %. La aplicación se realizó con las plantas de Pasto Elefante con muy pocas hojas, ya que habían sido sometidas a pastoreo previo. Esto se efectuó porque el producto no es selectivo en su accionar y requiere área foliar verde para ser absorbido.

En ese momento la situación de las malezas era inversa ya que estaban en pleno crecimiento, lo que beneficiaría la acción del herbicida.

Los tratamientos utilizados fueron:

1) Dos (2) litros por ha. de glifosato 48%

2) Cuatro (4) litros por ha de glifosato 48 %.

3) Seis (6) litros por ha de glifosato 48 %.

4) Sin aplicación de herbicida.

Se obtuvo mejor resultado con la aplicación de cuatro (4) litros de glifosato al 48 % ya que se consiguieron producciones de materia seca del orden de 5.800 kg. por ha. a los cinco meses de haber realizado el tratamiento. El producto tuvo un control de malezas excelente, inhibiéndose la competencia por luz y nutrientes con la forrajera, sin afectar la salud del pasto elefante, lo que se manifestó en una mayor producción de forraje. La menor competencia también originó un aumento en la cantidad de macollos, provenientes de los rizomas y yemas basales, lo que permitió una expansión lateral de la forrajera. Por estas causas el pasto elefante incrementó el nivel de cobertura del suelo, desde el 1,86% al inicio, al 40 % de la superficie al final.

Plantas de pasto elefante rebrotando luego de la acción del herbicida

 

La dosis mayor (seis (6) litros por ha) afectó a las plantas de pasto elefante, motivo por el cual disminuyó el rendimiento, como así también, a menor dosis, el control de malezas fue deficiente.

Con anterioridad, productores de la región han realizado experiencias en rejuvenecimiento de pasturas tanto por métodos químicos como mecánicos, todas ellas a nivel empresarial no habiendo sido publicadas la mayoría, aunque sí se han realizado presentaciones tipo "Tranqueras Abiertas", por ejemplo: Rincón Chico de Granada S.A., año 1.999 – Rejuvenecimiento de pasto elefante con glifosato; Ea.Villa Corina de Rudaco S.A. años 1.998 y 99 - Rejuvenecimiento de pasto elefante por medios mecánicos; Ea. Santa María de Cabaña Don José año 1.999 - Rejuvenecimiento de pasto elefante por medios mecánicos.– Rejuvenecimiento de Bermuda de la Costa con glifosato - Ea. San Francisco de Ganadera del Celé año 1.998

Contraste: a la izquierda, bermuda híbrido luego del rejuvenecimiento; a la derecha, potrero enmalezado sin tratar

RECUPERACIÓN DE PASTO ELEFANTE POR MEDIOS QUÍMICOS
Trabajo de intensificación presentado por Alejandro Ballvé, adaptado por alumnos de la Cátedra de Extensión a cargo del Ing. Agr. Oscar Burtnik

Una experiencia interesante realizada por un alumno de la Sede Virasoro de la Universidad del Salvador en el Nordeste de Corrientes, brinda detalles de esta práctica para salvar pasturas degradadas.

El pasto elefante (Pennisetum purpureum) es una gramínea originaria de África, que por su valor forrajero ha sido introducida, utilizada y seleccionada en regiones ganaderas tropicales y subtropicales como la región del NEA.

Esta especie tiene altos requerimientos de fertilidad física y química del suelo, su máximo crecimiento productivo se produce durante los períodos estivales siendo favorecido por altas temperaturas y precipitaciones frecuentes.

Una degradación progresiva

Una de las principales causas de la disminución del rendimiento de esta pastura es el sobrepastoreo al inicio de la estación de crecimiento que va desde octubre hasta diciembre, lo que permite que prosperen gramíneas invasoras como Pasto Jesuita y Cola de zorro, enmalezando el lote. Por este motivo, en los años siguientes la planta va perdiendo vigor, no alcanzando a recuperar las reservas suficientes para brotar en forma explosiva en el inicio de la temporada de crecimiento, con lo que su competencia con las malezas se torna cada vez más crítica.

Ante este panorama la alternativa que existe es el desmalezado mecánico y/o químico, que permitirán el rejuvenecimiento de la pastura.

Como parte de las actividades académicas de la Carrera de Agronomía de la Universidad del Salvador se realizó un trabajo de intensificación (por el alumno Alejandro Ballve) mediante el cual se investigaron formas para solucionar este problema. Dicho trabajo se ejecutó en la estancia Villa Corina (Rudaco SA) ubicada en cercanías de Gdor. Virasoro (Ctes).

El lote elegido de Pasto Elefante cv Merkeron, de 12 años de antigüedad y con 4800 plantas por ha, no presentaba signos de brotación cuando se inició la experiencia tras haberlo sometido a una fuerte presión de pastoreo. El nivel de enmalezamiento era del 97 %, principalmente de Pasto Jesuita (Axonopus compressus).

Trabajando para recuperar la lozanía

El rejuvenecimiento de una forrajera consiste en la aplicación de un paquete tecnológico con el objetivo de incrementar el potencial de producción de forrajes degradados, ampliando de esta manera la vida útil de los mismos.

En el caso analizado se realizó una pulverización terrestre en cobertura total con glifosato al 48 %. La aplicación se realizó con las plantas de Pasto Elefante con muy pocas hojas, ya que habían sido sometidas a pastoreo previo. Esto se efectuó porque el producto no es selectivo en su accionar y requiere área foliar verde para ser absorbido.

En ese momento la situación de las malezas era inversa ya que estaban en pleno crecimiento, lo que beneficiaría la acción del herbicida.

Los tratamientos utilizados fueron:

1) Dos (2) litros por ha. de glifosato 48%

2) Cuatro (4) litros por ha de glifosato 48 %.

3) Seis (6) litros por ha de glifosato 48 %.

4) Sin aplicación de herbicida.

Se obtuvo mejor resultado con la aplicación de cuatro (4) litros de glifosato al 48 % ya que se consiguieron producciones de materia seca del orden de 5.800 kg. por ha. a los cinco meses de haber realizado el tratamiento. El producto tuvo un control de malezas excelente, inhibiéndose la competencia por luz y nutrientes con la forrajera, sin afectar la salud del pasto elefante, lo que se manifestó en una mayor producción de forraje. La menor competencia también originó un aumento en la cantidad de macollos, provenientes de los rizomas y yemas basales, lo que permitió una expansión lateral de la forrajera. Por estas causas el pasto elefante incrementó el nivel de cobertura del suelo, desde el 1,86% al inicio, al 40 % de la superficie al final.

Plantas de pasto elefante rebrotando luego de la acción del herbicida

Plantas de pasto elefante rebrotando luego de la acción del herbicida

La dosis mayor (seis (6) litros por ha) afectó a las plantas de pasto elefante, motivo por el cual disminuyó el rendimiento, como así también, a menor dosis, el control de malezas fue deficiente.

Con anterioridad, productores de la región han realizado experiencias en rejuvenecimiento de pasturas tanto por métodos químicos como mecánicos, todas ellas a nivel empresarial no habiendo sido publicadas la mayoría, aunque sí se han realizado presentaciones tipo "Tranqueras Abiertas", por ejemplo: Rincón Chico de Granada S.A., año 1.999 – Rejuvenecimiento de pasto elefante con glifosato; Ea.Villa Corina de Rudaco S.A. años 1.998 y 99 - Rejuvenecimiento de pasto elefante por medios mecánicos; Ea. Santa María de Cabaña Don José año 1.999 - Rejuvenecimiento de pasto elefante por medios mecánicos.– Rejuvenecimiento de Bermuda de la Costa con glifosato - Ea. San Francisco de Ganadera del Celé año 1.998

Contraste: a la izquierda, bermuda híbrido luego del rejuvenecimiento; a la derecha, potrero enmalezado sin tratar

Contraste: a la izquierda, bermuda híbrido luego del rejuvenecimiento; a la derecha, potrero enmalezado sin tratar

El rejuvenecimiento de pasturas por medios químicos es una excelente herramienta de trabajo, pero no puede ser aplicada sin un análisis previo del sistema y sin un control detallado de su ejecución. La fragilidad del sistema agroecológico de una pastura de multiplicación agámica en degradación lleva a que, un error en la toma de decisiones pueda hacer fallar completamente la tecnología, no solo al no alcanzar los objetivos buscados sino que también se puede perder la condición de lo que podríamos llamar: "potrero con pastura" al afectar las pocas y debilitadas plantas forrajeras en forma irreversible.

Los factores a tener en cuenta para lograr el éxito son:

  • La toma de decisiones con el objetivo de adelantarse al problema.

  • Control del stand de plantas y vigor.

  • Remoción de las estructuras de las plantas forrajeras por medio de macheteado o del pastoreo con altas cargas y en corto tiempo.

  • Determinación del momento de aplicación del herbicida.

  • Las condiciones fisiológicas de la forrajera y de las malezas.

  • Dosificación correcta del herbicida.

  • Aplicación de un paquete tecnológico que, combinando fertilizaciones y sistemas de pastoreo, promuevan la sustentabilidad del agroecosistema en el tiempo.

Para consultas dirigirse a : Universidad del Salvador, Campus San Roque González de Santa Cruz- Gdor. Virasoro (Ctes.)
Tel./Fax: ( 03756)481851

carlos.lanarivila@mail.salvador.edu.ar

Delegación Provincia de Corrientes
Quinto año

Especie: Canina
Edad: 5 años
Peso: 50 aprox.

Especie: Canina
Edad: 8 meses
Peso: 7 kg.

Clases teóricas para ambas carreras.

Especie: Canina
Peso: 7 kg.

Especie: Canina
Edad: 4 años aprox.

Delegación Provincia de Corrientes
Convenios de Cooperación España

España

VOLVER

 

Centro de Investigación y Documentación Europea – América Latina (CIDEAL)
Centro Universitario ESTEMA
Consorcio de Turismo de Sevilla
Fundación Erdély Instituto Europeo de I+D+I en Ciencias Ambientales
Universidad Autónoma de Barcelona
Universidad Carlos III de Madrid
Universidad Complutense de Madrid
Universidad de Alicante
Universidad de Cádiz
Universidad de Deusto
Universidad de Granada
Universidad de Extremadura
Universidad de Murcia
Universidad de Santiago de Compostela
Universidad de Valencia
Universidad de Zaragoza
Universidad Politécnica de Madrid
Universidad Pontificia de Comillas
Universidad Pontificia de Salamanca
Universidad Miguel Hernández de Elche, Alicante (Oftalmología)
Universidad Ramon Llull
Universidad de Barcelona
Universidad de Vigo
Universidad de Sevilla
Dirección de Cooperación e Intercambio Internacional

Pages